Beneficios de tomar agua en ayunas

Descubre cómo esta práctica beneficia tu salud

Tomar agua es bueno a cualquier hora del día, es decir, no existe una hora específica para consumirla, pero puedes maximizar los beneficios de tomar agua ¡en ayunas! Conoce por qué.

75% de tus músculos, 90% de tu cerebro, 22% de tus huesos y 83% de tu sangre de tu cuerpo ¡es agua! De ahí la importancia de ingerir suficiente de este líquido en tu vida.

Aunque la recomendación común es beber ocho vasos diarios de agua, no es necesariamente la cantidad que debes ingerir, sólo limítate a tomar la que tu cuerpo te pida cada que sientas sed, la señal que te da para decirte que necesita hidratarse.

¿Tomar agua en ayunas es malo?

¡Para nada! Por el contrario, trae consigo una gran variedad de beneficios para tu cuerpo. De entrada, tomar agua en ayunas contribuye a la eliminación de toxinas y otras sustancias que el cuerpo ya no necesita. De esta forma, ayuda a prevenir enfermedades, depurar el organismo y acelerar el metabolismo.

Además, beber un vaso de agua antes salir de casa por las mañanas ayuda a la regulación de la temperatura interior, la protección e hidratación de nuestros órganos vitales y a agilizar el transporte de los nutrientes y del oxígeno a las células.

Beber dos vasos de agua en ayunas ayuda a mantener la elasticidad y tonicidad de la piel, evitando la aparición prematura de arrugas.

Tomar agua en ayunas adelgaza

Al beber agua antes de desayunar, la sensación de hambre de tu cuerpo disminuirá, por lo que, si esperas el tiempo justo para ingerir tu primer alimento del día, es muy probable que comas en menor proporción, evitando así aumentar de peso por sobrealimentación.

Tomar agua en ayunas adelgaza
Durante la noche, tu organismo trabaja reparando células y haciendo limpieza interna. Beber un vaso de agua en ayunas le ayudará a liberar todos los desechos que no necesita a través de la orina.

Cuatro consejos para comenzar

Ahora que conoces los beneficios de tomar agua en ayunas, estos consejos te serán de gran ayuda para volverlo un hábito en tu vida:

  1. ¡No te desesperes! Procura beber el agua de forma tranquila y poco a poco, jamás de golpe.
  2. Deja pasar una hora después de haberlo hecho para ingerir tus alimentos.
  3. No bebas agua directo del grifo, pues esta regularmente está llena de elementos como cal y cloro que no son beneficiosos para el cuerpo.
  4. De preferencia, el agua debe estar a temperatura ambiente o ligeramente tibia.

Convierte esta práctica en un hábito y poco a poco podrás disfrutar de todos los beneficios de tomar agua en ayunas, ¡verás que te sentirás más saludable y con energía!

Compartir

shares