Entrenamiento HIIT, ¿cómo hacerlo?

El complemento ideal para tu rutina de ejercicios

Si lo que buscas es mejorar tu estado físico, quemar grasa y adelgazar rápido, el entrenamiento HIIT (entrenamiento a intervalos de alta intensidad) es ideal para ti, pues alterna periodos cortos de ejercicio de alta intensidad con ejercicios de recuperación o ligeros. De esta forma, logras intensificar el trabajo de los músculos involucrados en tu rutina.

¿En qué consiste el entrenamiento HIIT?

El entrenamiento HIIT consiste en la realización de rutinas cortas (4 a 20 minutos) con ejercicios de intensidad alta (no máxima) de entre 20 segundos hasta 4 minutos, intercalados con periodos de recuperación o intensidad baja.

¿Qué beneficios tiene?

Es considerado como uno de los mejores entrenamientos quemadores de grasa debido a la mezcla de intensidades que maneja, ya que ésta contribuye al incremento de tu resistencia. Sumado a los ejercicios para adelgazar convencionales, el dinamismo del entrenamiento HIIT permite quemar el tejido adiposo de manera más eficiente que el cardio de baja intensidad. Además, ayuda a acelerar el metabolismo, lo que contribuye a quemar calorías de forma más eficiente.

Entrenamiento HIIT
El entrenamiento HIIT ayuda a la salud cardiovascular y baja la presión arterial y el colesterol.

¿Qué aparatos de ejercicio pueden usarse para este tipo de entrenamiento?

Este tipo de entrenamiento puede realizarse con o sin aparatos de ejercicio y su eficiencia dependerá de tu alimentación y dedicación.

Si deseas innovar tu rutina de cardio, los aparatos más comunes en los que puedes implementar el entrenamiento HIIT son las caminadoras, elípticas y bicicletas estáticas.

¿Quieres integrarlo a tu rutina de ejercicios?

Haz un análisis previo de tu condición actual con un profesional, él te guiará y te pondrá en forma acorde a tu habilidad física.

Considera que es un ejercicio para el que requieres una gran habilidad respiratoria. Si no sueles entrenar a una alta intensidad y deseas hacer HIIT, te recomendamos comiences con un ritmo leve y vayas incrementando conforme tu cuerpo te permita.

Realízalo un par de veces a la semana, pues por el nivel de intensidad que representa esta rutina, no es recomendable que lo hagas todos los días, ya que agotarás tu cuerpo mucho más rápido mermando tu rendimiento y, por ende, los resultados.

Al principio te resultará un poco complicado hacer el entrenamiento HIIT, pero, si eres constante, con el tiempo lo dominarás.

Compartir

shares