Higiene en niños: enséñales a cuidarse ¡desde hoy!

Tiempo de lectura: 4 minutos

Si tus pequeños adquieren estos hábitos de higiene personal, su futuro será más saludable

La importancia del aseo personal radica en que, además de ofrecer una buena imagen de nosotros mismos hacia otras personas, también ayuda a prevenir enfermedades. De ahí que sea imprescindible adquirir hábitos de higiene desde la infancia.

La higiene personal en niños comienza con el ejemplo, pues la primera forma en que aprenden es por imitación. Así, si ven que sus padres y hermanos mayores se asean adecuadamente, intentarán hacerlo también.

Hábitos de higiene en niños que durarán toda su vida

Enseña a tus pequeños estas acciones de higiene y verás que pronto ellos mismos se preocuparán por sentirse limpios ¡y sanos!

 
higiene en niños

Lavar sus manos

El lavado de manos es fundamental para la eliminación de microorganismos causantes de enfermedades. Es imprescindible que usen agua y jabón para formar una espuma con la que cubrirán totalmente sus manos, incluyendo palmas y parte externa, entre los dedos y las uñas. Enséñales a hacer esto durante al menos 20 segundos en las siguientes ocasiones:

  • Antes y después de cada comida o de estar en contacto con alguien enfermo.
  • Después de tocar a su mascota, jugar con tierra o ir al baño.
  • Al llegar a casa.
  • Al estornudar o toser, si se cubrieron con la mano.

Cepillarse los dientes

La salud bucodental debe comenzar aun cuando no tengan dientes. Cuando son bebés, se les debe limpiar delicadamente las encías con un paño.

Al crecer, acostumbra a tus niños a cepillarse los dientes y la lengua después de cada comida. Los dientes de arriba hay que cepillarlos hacia abajo; los de abajo se cepillan hacia arriba y las muelas se cepillan de forma circular. Asimismo, la lengua se cepilla de atrás hacia adelante.

A partir de los 8 años de edad, introduce el uso de hilo dental y el enjuague bucal, preferentemente en el cepillado nocturno.

Cortar sus uñas

Recorta las uñas a tus niños muy pequeños una vez a la semana. Así reducirás la cantidad de gérmenes que se acumulan debajo de ellas.

Cuando sea más grande, enséñale a cortalas en línea recta, de preferencia, después de bañarse para que estén más suaves. Evita que se corte los molestos “padrastros” sin tu supervisión. Continúa cortando las uñas de sus pies hasta que notes que es lo suficientemente cuidadoso para hacerlo por sí mismo.

higiene infantil

Bañarse

Si tu niño es muy pequeño, ayúdalo a bañarse. Aprovecha para enseñarle los elementos que necesitará para su higiene bajo la regadera y cómo utilizarlos. Asimismo, inculca la costumbre del baño diario y a identificar las partes de su cuerpo que debe asear con mayor atención: cabeza, axilas, cuello, zona genital y pies.

Cuando pueda bañarse solo, simplemente supervisa que lo esté haciendo bien y anímalo a disfrutar el baño. ¡Le fascinará sentirse un niño grande!

También instrúyele a preparar previamente todo lo que necesitará al salir de bañarse (toalla, ropa interior, sandalias) y a dejar la ropa sucia en el cesto.

Asear y peinar su cabello

Durante el baño, vigila que se lave el cabello con shampoo y que se lo quite completamente. Claro, después del baño hay que peinarlo o cepillarlo cuidadosamente para que no se enrede.

importancia del aseo personal

Limpieza después de ir al baño

Cuando notes que tu niño tiene suficiente coordinación para tocar la parte baja de sus pompas y sostener el papel higiénico, es momento de enseñarle a limpiarse solo. Muéstrale cómo tomar suficiente papel higiénico (aprox. de su mano al codo) y que este cubra totalmente las palmas de sus manos.

La limpieza debe ser desde adelante hacia atrás, es decir, desde sus partes íntimas hacia sus pompas. Deberá limpiarse hasta que al pasar papel nuevo, salga limpio. También enséñale a limpiar adecuadamente su zona genital.

Cómo enseñar a tu niño a ir al baño ¡sin traumas!

Más tips de higiene infantil

Otras formas de cuidar la higiene personal en niños son:

  • Enséñale a mantener la limpieza de las orejas, usando cotonetes sólo en su exterior, jamás introducirlos a los oídos.
  • Debe cambiar diariamente su ropa interior y exterior. Además, evitar manchar sus uniformes o ropa diaria.
  • Después de hacer deporte, es recomendable tomar un baño para eliminar el sudor y malos olores.

Seguramente tendrás que repetir estas acciones varias veces con tus niños, pero ten paciencia. Verás que el esfuerzo vale la pena cuando continúen con estos hábitos de higiene por su cuenta.

Fuentes:
Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS)
Mejor con Salud

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp