Maridaje perfecto para tus cenas de fin de año

Tiempo de lectura: 4 minutos

El maridaje es el arte de integrar el vino y la comida para crear una experiencia única, lógralo en tu cena con estos consejos.

Llegó la temporada de comidas típicas de fin de año, llenas de sabores, texturas, aromas y colores atractivos al paladar. Y aunque en estas fechas en la mayoría de las mesas se sirve vino con la comida, siempre surge la duda de cómo elegir el mejor para que resalte los sabores de los platillos… La respuesta no siempre es sencilla.

Toma nota de estas recomendaciones y selecciona el mejor vino para celebrar.

Para facilitar la experiencia de sabor, hay algunas “reglas básicas del maridaje” que establecen que los alimentos muy grasosos o condimentados deben llevar un vino con barrica (es decir, que en la etiqueta aparezcan las palabras crianza, reserva o gran reserva). Esto es para que el sabor no se pierda entre lo que estamos comiendo.

También es sabido que los pescados y mariscos van acompañados de vinos blancos, sin embargo, el bacalao, uno de los platillos más comunes en las cenas de fin de año, posee un sabor tan intenso que le da batalla perfectamente bien a cualquier vino tinto que ha pasado por barrica.

En cambio, si en el menú se incluye carne de cerdo o pierna adobada, un vino tinto joven, con notas frutales y que no necesariamente pasó por barrica, puede hacer buena mancuerna con los toques de chile y especias sumados las características de la carne de puerco.

En todas las celebraciones hay un invitado infaltable para destacar los sabores de la comida en la mesa. Blanco, rosado, tinto o espumoso, el vino es el compañero ideal para armonizar con todos los alimentos, especialmente, en las cenas navideñas.

Sabías que… La combinación correcta ayuda al proceso digestivo, combate las grasas ingeridas y disminuye los niveles de azúcar en la sangre, gracias al resveratrol que contienen los tintos.

Para maridar los platos que conforman las cenas navideñas, te dejamos estos consejos:

Cremas y ensaladas

Maridaje-cena-ensaladas

En cualquier caso, el maridaje depende del ingrediente predominante. La principal recomendación es que preparaciones frescas como las cremas de cilantro o de flor de calabaza van bien con la uva sauvignon blanc; las de nuez, con un vino que combine sabores y olores a fruta seca; y las de queso, con un vino blanco con barrica.

En el caso de las ensaladas, la guía es saber si lleva vinagre, en ese caso se puede equilibrar con un vino blanco o rosado. Si el aderezo es cremoso, lo ideal es elegir un tinto o un espumoso.

Platos fuertes

Es importante tener en cuenta que las comidas típicas de fin de año son tan elaboradas y con tantos ingredientes, que generalmente pueden opacar la calidad del vino si no se marida correctamente. El pavo navideño, por ejemplo, puede sazonarse en su cocción con vino blanco y éste mismo puede empatar a la perfección una vez que el platillo esté en la mesa.

Sin embargo, si se rellena con verduras o frutas secas, es una carne magra ideal para elegir un merlot o una champaña; pero si el relleno tiene carne roja, lo mejor es optar por un cabernet sauvignon o un tempranillo con potencia.

Para los tradicionales romeritos con mole, nada como los tintos; elegir uno que contenga notas a chocolate. Se recomiendan vinos con mucho cuerpo (alta graduación de alcohol) que tengan sabores a cuero, madera y humo para poder equilibrar el sabor de las especias y los chiles de esta preparación.

Maridaje-cena-plato-fuerte

Postres y brindis

Maridaje-cena-brindis

Es muy común acompañar los postres con vinos dulces como el jerez u oporto. Para postres con frutas o cremas, los vinos blacos van a la perfección, específicamente los alemanes o canadienses llamados icewines, que se producen cuando la uva está congelada. Esto da un dulzor muy peculiar que va muy bien con este tipo de platillos.

Y al elegir vinos para brindar, lo ideal es que sea espumoso, por ejemplo, la champaña generalmente marida bien con cualquier tipo de alimento, el efecto que genera en la boca por las burbujas potencia los sabores y activa las glándulas salivales. Esto va a hacer que la comida te sepa más y mejor.

Y ahora, ¿cuántos vinos comprar?

Las anteriores son recomendaciones específicas para cada platillo, ¡tú decides! Si sólo elegirás un vino para toda la cena, pero la gama de platillos es muy extensa, se recomienda hacer un pequeño análisis de las características de cada uno y conciliar el que mejor se lleve con todo. En general, es buena idea seleccionar, por lo menos, un vino blanco y un tinto, con el fin de que todo sea lo más armonioso posible.

Recuerda que en Walmart podrás encontrar todo lo que necesitas para celebrar en casa esta temporada: ideas de decoración, los ingredientes para tu cena, los mejores regalos para tu familia y mucho más.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp