¿Cómo abrigar a tu bebé en invierno?

Tiempo de lectura: 3 minutos

Mantén a tu bebé calientito en esta temporada, pero sin exagerar. Toma en cuenta estas recomendaciones

A todos los papás les ha pasado, sobre todo cuando son primerizos: llega la época invernal y cubren al bebé como si viviera en el Polo Norte porque temen que un solo viento le haga daño. ¡No cometas este error! Conoce cómo abrigar a tu bebé durante la temporada de frío y verás que tu pequeño estará más cómodo y feliz.

¿Abrigarlo o no abrigarlo?

La respuesta es sencilla: sí, pero no tanto.

Los recién nacidos cuentan con poca grasa que los proteja de las inclemencias del tiempo, además de que no se mueven, por tanto, no generan calor y requieren prendas que los abriguen.

Sin embargo, su sistema de termorregulación aún es inmaduro y tienen dificultad para sudar, por lo que abrigarlos demasiado puede causarles fiebre, según el Rady Children´s Hospital de San Diego, California. ¿Entonces qué hacer para arropar a tu bebé?

Lo más recomendable es ponerle sólo una capa más de ropa que tú. Así, si el clima te obliga a usar un suéter grueso, al bebé podría ser adecuado abrigarlo una chamarra encima de su body o camiseta.

 

Tips para elegir la ropa del bebé que te facilitarán la vida

 

Si el frío aumenta y para ti es necesario usar un gorro, guantes y orejeras, para el bebé también será pertinente. Abrigar los pies del bebé con unos calcetines o unos zapatitos también será recomendable.

Para saber si tu bebé tiene frío toca su frente, cuello o pancita. Las manos y los pies suelen estar fríos incluso en temporada de calor, por lo que no son un buen referente de su temperatura corporal.

A la hora del paseo…

Debes considerar si su carriola cuenta con protector de plástico. De ser así, funcionará como una barrera contra el viento frío, pero también impedirá que salga el calor que tu pequeño genere, sometiéndolo a un aumento de temperatura que lo puede sofocar o adormilar.

Por tanto, busca la manera en que siempre cuente con un poco de ventilación, usa este protector sólo si llueve y evita arroparlo demasiado.

Si lo llevas en un fular o canguro, vigila su temperatura a través de sus manos, pies, orejas y nariz. Recuerda que entre más contacto directo tenga con tu cuerpo, más calor recibirá y menos ropita necesitará.

Viste a tu bebé en capas, así, cuando percibas que está sudando, aligera su atuendo para que pueda eliminar parte de su calor corporal. No lo descubras del todo, pues puede ser que la capa más cercana a su cuerpo esté húmeda y, al contacto con el aire, se enfriará reduciendo su calor corporal.

Abrigar a tu bebé para sus paseos

¿Cómo tapar a un bebé para dormir en invierno?

Los bebés no necesitan abrigarse más que los adultos, ni siquiera a la hora de dormir. Estará cómodo usando la misma cantidad de ropa y cobertores que tú usarías en una habitación cuya temperatura ideal es de 21 o 22 ºC.

Pero, ¿con cuántas cobijas debe dormir tu bebé? Si es muy pequeño, puedes envolverlo con una frazada. Sin embargo, cerciórate de que siempre se encuentre boca arriba cuando está envuelto. No lo aprietes demasiado, pues puedes dificultar su respiración, advierte la Academia Americana de Pediatras.

Cuando el bebé ya se mueve mucho, deja de envolverlo en mantas o frazadas. Lo más seguro es no usar ningún tipo de ropa de cama suelta o gruesa en la cuna, al menos durante su primer año de vida.

 

Aquí -> Qué debes tomar en cuenta al comprar una cuna

 

En lugar de ropa de cama, vístelo con mamelucos o pijamas que cubran todo su cuerpo hasta sus piecitos. También puede servir un saco de dormir.

Esperamos que con estas recomendaciones y con todo tu amor, tu bebé pase un invierno calientito a tu lado.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp