Cuidados posparto: recupérate física y mentalmente

Tiempo de lectura: 4 minutos

Para que tu bebé esté bien, tú también necesitas estarlo. Estos son los cuidados en el puerperio que debes tomar en cuenta

La vida después del parto está llena de retos, no sólo por los cuidados que debes darle a tu bebé, también por todos esos cambios que tu cuerpo ha comenzado a experimentar desde el embarazo y que no terminarán con el nacimiento de tu pequeño. ¡Tranquila! Entender esta nueva etapa de tu vida te ayudará a identificar los cuidados posparto que necesitarás.

Tu cuerpo después del parto

Una de las cosas que seguramente buscarás lograr cuando hayas tenido a tu bebé, es perder el peso ganado durante el embarazo. Sin embargo, para conseguirlo no puedes realizar esas dietas que solías hacer cada que subías unos kilos después de las fiestas navideñas, ni restringirte de ninguna forma que ponga en peligro tu salud, pues ésta es fundamental para la de tu bebé.

Lo mejor que puedes hacer para recuperar la figura después del parto es pedir asesoría a tu médico para llevar una dieta saludable.

Esta debe estar llena de proteínas para reparar los tejidos y conservar el tono muscular, carbohidratos y grasas para obtener energía, fibras para mejorar el tránsito intestinal, así como vitaminas y minerales que te ayuden a mantener el buen funcionamiento de tu organismo, además, son elementos esenciales para combatir la fatiga.

Alimentación posparto

Procura comer equilibradamente en todas tus comidas: incluir porciones de frutas y verduras; proteínas de carnes, pescados o productos lácteos; cereales y agua natural (entre más agua tomes, facilitarás la lactancia).

 

Lactancia materna: todo lo que necesitas saber

Tu piel

Ahora que tu bebé ha nacido, no dejes de dedicar tiempo a tu imagen. Continúa con los cuidados antiestrías que llevaste durante tu embarazo, pues si bien las cremas corporales y demás tratamientos no las desaparecerán por completo, sí son de gran utilidad para difuminarlas.

Los cuidados en el puerperio (periodo desde el final del parto hasta la aparición de la primera menstruación) incluyen darte masaje en el vientre, las piernas y las caderas con alguna cremas antiestrías, ¡verás cómo te ayudarán a readaptar tu cuerpo! No olvides la piel de tus senos, a excepción del pezón, si das el pecho al bebé. Esto ayudará a evitar la flacidez de los tejidos.

Cuidados de la piel en el puerperio

Reeducación perineal

Durante el embarazo y parto, el perineo (estructura de ligamentos y músculos que garantizan la sujeción de los órganos en la zona de la pelvis) sufre ciertas agresiones de las que debes reponerte.

Este proceso será asesorado por tu médico una vez que hayas dado a luz y deberá tener lugar durante todo el posparto. Con estas sesiones se vuelve a fortalecer el músculo de la zona pélvica y se ayuda a prevenir problemas de incontinencia urinaria, así como el prolapso genital o descenso de órganos. Cuando el perineo haya recuperado su tonicidad, podrás empezar a trabajar la zona abdominal.

Puerperio, Reeducación perineal

Actividad física posparto

Es recomendable esperar uno o dos meses y que la reeducación perineal haya finalizado antes de retomar la actividad física que, por supuesto, al comienzo deberá ser muy suave.

Elige una actividad relajada como yoga o natación y evita saltos o movimientos bruscos. Puedes optar por realizar algunos ejercicios sencillos en casa para tonificar músculos que se han debilitado durante el embarazo o para perder peso de un modo armonioso y duradero. Posteriormente tu cuerpo te indicará cuando esté listo para otro tipo de actividad física.

 

Mamá corredora: motivos para correr con tu bebé

¡Disfruta el momento!

Estás viviendo una de las mejores etapas de tu vida, disfrútala día a día. Claro, tendrás muchas cosas que aprender y modificar (esperamos que estos tips de cuidados posparto te ayuden). Sin embargo, toma en cuenta que tu salud física y mental deben ser lo más importante, pues ahora hay una personita que depende de ti.

Siempre has sido hermosa y ahora lo eres más que nunca, ¡recuérdalo siempre!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp