Beneficios del running

Tiempo de lectura: 3 minutos

Una buena opción para cuidarte, ¿cómo comenzar a correr?

El running está tan de moda que seguro al menos uno de tus amigos lo practica y llena de publicaciones sus redes sociales con los beneficios del running, despertando en ti un gran cuestionamiento: ¿podría yo hacer eso?

La imagen de una persona con una sonrisa gigante en el rostro y un poco de sudor podría hacerte pensar que correr no es tan complicado, ¡pero no te confíes! Antes de animarte a practicar esta disciplina, te invitamos a conocerla un poco más.

¿Qué es el running?

El running es un deporte de atletismo que, dependiendo las capacidades de cada quien, podría practicar cualquier persona. Consiste básicamente en correr al ritmo que tu cuerpo te permite. Regularmente se realiza al aire libre y de manera individual, pero siempre puedes contar con la opción de hacerlo en grupo o desde tu casa con ayuda de una caminadora.

Clases de running

Ojo, no se trata sólo de correr por correr. Existen diferentes tipos de running que combinan la dificultad de las carreras con otras disciplinas, los más populares son:

  • Barefoot running. Consiste en salir a correr descalzo. Sí, leíste bien, ¡sin calzado! Esto porque no usar el soporte artificial que te proporcionan los tenis, permite que tus pies y articulaciones efectúen sus movimientos de manera natural.
  • Running pool. Consiste en correr en el agua para fortalecer la musculatura y mantener o incrementar la condición física. Este tipo de running activa la circulación sanguínea y mejora la capacidad cardiorrespiratoria de quien lo practica, de hecho, es un método muy eficaz para la rehabilitación de la espalda.
  • Chi running. Combina la concentración interna y los movimientos fluidos del tai chi con la potencia y energía característicos del running común. Esta variante tiene como objetivo tomar conciencia de tu cuerpo y sus movimientos para canalizar mejor la energía y evitar lesiones.
  • Cross running. Consiste básicamente en correr en circuitos en terrenos no urbanizados, pero tampoco tan extremos como en el trail running (correr por la montaña). Esto para que la variedad y dificultad del terreno le den un mayor nivel de dificultad y, por ende, mejores resultados.
Barefoot running
El barefoot running es una de las formas de correr, ¿te animarías?

Cuerpo y mente gozan de correr

Los beneficios del running que comenzarás a tener con su práctica constante son:

  • Reduce el riesgo de contraer enfermedades como obesidad, diabetes e hipertensión.
  • Mejora el sistema cardiorrespiratorio.
  • Fortalece tus huesos y aumenta su densidad (evitando así la osteoporosis).
  • Tonificas piernas, abdomen y brazos.
  • Ayuda a perder y controlar el peso.
  • Favorece el descanso.
  • Combate estrés y ansiedad.
  • Eleva tu autoestima y te permite socializar.
Cross running
También puedes optar por el cross running en algún terreno no urbano.

¿Cómo empezar a correr?

Como toda actividad física, correr implica cierta preparación. Si ya estás convencido que quieres hacer esta práctica parte de tu vida, estos consejos te ayudarán a dar los primeros pasos:

  1. Antes prepara tus músculos. Comienza estirando tus piernas y brazos. Trata de tocarte las puntas de los pies, dobla tus rodillas tocando tus glúteos con el talón y posteriormente recargando tu muslo contra el pecho.
  2. Camina, no incrementes la velocidad de un solo golpe. Da unas cuantas vueltas mientras inhalas y exhalas lentamente.
  3. Ahora sí, trota. No te esfuerces, encuentra el ritmo con el que te sientas cómodo.
  4. Empieza a incrementar gradualmente tu velocidad cuando ya hayas agarrado paso.
  5. Evita parar de golpe cuando hayas cumplido el tiempo deseado, hazlo de nuevo gradualmente.
  6. Repite los puntos 3, 2 y 1 en ese orden. De esta forma tu ritmo cardíaco se irá recuperando.

Si sientes un poco de hormigueo en las piernas, ¡no te asustes!, es normal. Esto quiere decir que tu circulación se está activando y poco a poco irás perdiendo esa sensación.

Comenzar a correr está en tus manos, o más bien, ¡en tus piernas! ¡Una vez que inicies, no lo podrás dejar!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp